martes, 5 de marzo de 2024

RITUAL DEL GRADO 30° (R.·. E.·. A.·. A.·.), UNO DE LOS RITUALES QUE TODOS LOS MAESTROS MASONES DEBERÍAN CONOCER.


 


Breves comentarios preliminares. 

Bien sabemos los Maestros Masones que los rituales, las ceremonias, los símbolos, las alegorías, las metáforas, las fábulas, las parábolas, los relatos, los cuentos, las leyendas y los mitos se constituyen en elementos pedagógicos esenciales sobre los que se centra el método masónico.  

Vale decir que los diferentes géneros narrativos son una parte central de los recursos que dan vida al sistema de desarrollo humano que la masonería ofrece a sus miembros.

La liturgia masónica recurre a esas herramientas. Y las ceremonias de Iniciación, de Aumento de Salario y de Exaltación son excelentes ejemplos de las formas en que se hace uso de ellas. También son empleados dichos instrumentos por los Venerables y los Vigilantes en sus tareas de instrucción. 

Por su parte, en las ceremonias de los grados colaterales y filosóficos se incorporan con fines específicos diferentes mitos y leyendas.

"El hombre necesita un punto de apoyo concreto para comprender lo intangible, abstracto y espiritual. Las ceremonias, rituales y sacramentos, que algunas religiones, órdenes o fraternidades místicas utilizan, incluyen palabras, objetos y actos físicos que el hombre puede escuchar, observar y tocar y le ayudan a vivir lo espiritual. Tienen como propósito alterar nuestra conciencia despertando el sentido espiritual que nos lleva en diferente forma y grado de intensidad a percibir o comprender lo que es propio del alma o mundo divino." (H. Hael, Centauro 996)

Sin perjuicio de los métodos de transmisión que nos provea la masonería, entenderla en toda su magnitud y lograr penetrar en sus profundidades iniciáticas, espirituales, filosóficas, morales, sociales, económicas, políticas y normativas, exige una tarea titánica y con pocas probabilidades de éxito, si es que existiera alguna.  

Lo dicho sin contar las disímiles posiciones ideológicas que asumen las diferentes corrientes masónicas, muchas de ellas opuestas entre sí. Tal como ocurre con las perspectivas de las Órdenes iniciaticas y espirituales, por un lado y las miradas de las Obediencias liberales y racionalistas, por el otro.

No obstante, soy de la idea de que realizar el esfuerzo por comprender la masonería y la condición de masones es indispensable para nuestro crecimiento personal. 

Y, a la vez, avanzar en dicha comprensión es imprescindible para que podamos determinar con conocimiento de causa cuál es el tipo y el grado de involucramiento que deseamos forjar con la masonería.

Gracias al avance tecnológico es posible acceder en la red a publicaciones especializadas en masonería y en otras órdenes iniciáticas, lo que nos permite nutrirnos de material de calidad a bajo costo.

Incluso es posible obtener en internet una cantidad de Rituales de diferentes Ritos y Grados.

El hecho de poder conseguir en línea rituales claves de grados filosóficos abre una puerta importante para la capacitación directiva de los Maestros Masones. 

Les permite a los Maestros construir una visión integral de la masonería, optimizar sus tareas docentes y directivas, y saber la forma en que los ven y los consideran sus "hermanos escocistas con altos grados filosóficos". 

Además, conocer los lineamientos que aportan los grados filosóficos, colaterales y/o complementarios, le brindan al Maestro Masón información valiosa para la planificación de su carrera masónica y la elección del camino de crecimiento personal que juzgue más adecuado para él. 

Al respecto, téngase en cuenta que muchos Hermanos, por diversos motivos (geográficos, económicos, ocupacionales, masónicos y/o personales) se ven privados de acceder a las estructuras de los grados adicionales; o, simplemente, prefieren optar por otros medios de formación. (Dentro o fuera de la masonería).

Entre los grados ajenos a las Órdenes Simbólicas, que algunos gustan llamar "Grados Superiores", está el Grado 30° del denominado escocismo. Y su ritual, llamativamente, aparece en la red

La riqueza de este grado, sus juramentos, sacrificios y compromisos políticos, junto a la valía instructiva, pedagógica e informativa que posee, me llevó a incorporar su ritual a mi blog. 

Considero que dicho ritual del grado 30° es un valioso material de estudio para el Masón Simbólico, en general y para el Maestro Masón, en particular.

En consecuencia, Queridos Hermanos, les sugiero que lo lean y mediten con el mayor detenimiento que les sea posible.

De igual modo, les recomiendo que no pierdan de vista que los textos rituales son de naturaleza alegórica, por lo que las aseveraciones que se hacen en ellos no se deben tomar como pronunciamientos institucionales. Y, mucho menos, sin confrontar sus afirmaciones con los hechos que acaecen en la realidad de nuestros días y de cada logia en concreto.

Sin más, deseo que el ritual agregado en este post les sea útil para comprender un poco más la masonería escocista (la más practicada en la actualidad), el entramado de la vida masónica en sus Órdenes y Logias, las relaciones interpersonales que se dan en ellas y las redes de poder con que ésta actúa intra y extra muros...  

En mi caso, el análisis del ritual del Grado 30° me llevó, adicionalmente, a trazar las características que definen a un buen masón y los rasgos que describen a un buen cuadro masónico. Asimismo, a tratar de determinar cuándo estas dos condiciones se superponen y cuándo y por qué, en ocasiones, presentan contradicciones.  

Y, principalmente, espero que el trabajo que lleven a cabo les sirva para el labrado de sus piedras en bruto, igual o más de lo que me ha servido a mí.

TAF

                      Endópecles.


 

RITO ESCOCES ANTIGUO Y ACEPTADO

Grado 30°

 Caballero Kadosch o

del Águila Blanca y Negra


 
Jurisdicción de…


Kadosch es Una palabra hebrea que significa "puro", "santo", "santidad", "consagrado", "purificado", "sagrado". Hay varios Kadosch. Los Rituales Franceses mencionan siete:1° El de los Hebreos. 2° El de los primeros Cristianos. 3° El de las Cruzadas. 4° El de los Templarios. 5° El de Cromwell o de los Puritanos. 6° El de los Jesuitas y 7° El Grande, el verdadero Kadosch, separado de toda secta, libre de toda ambición, que abre sus brazos a todos los hombres, y que no tiene más enemigo que el vicio, el crimen, el fanatismo. . . . . . . . y la superstición.
En todos los Kadosch, las palabras, signos y toques, son en esencia los mismos.

 
 
Departamento y Mobiliario
 

En este grado, cuando hay iniciación, se usan cuatro departamentos.

 
 
Primer Departamento
 

Decoración negra.—Una lámpara sepulcral suspendida del techo.
En el centro del Departamento un túmulo pintado, imitando mármol negro. Sobre el túmulo, un ataúd. Sobre la plataforma del túmulo, tres calaveras. La del medio coronada de laurel y amarantos (inmortales), sobre un cojín de terciopelo negro. Sobre la de la izquierda, la triple tiara del Papa; y sobre la de la derecha, una corona real, adornada con flores de lis y abiertas como las usadas en la Edad Media.
En el costado poniente del Departamento, un cuadro transparente, sobre el cual se ve en letras color de fuego la siguiente sentencia:
"El que venza los terrores de la muerte ascenderá más allá de la esfera terrestre y será digno de ser iniciado en los Grandes Misterios".

 
 
Segundo Departamento
 

Decoración blanca.—En un extremo se encuentran dos altares. Sobre el uno habrá una urna con perfumes; sobre el otro, una urna llena de alcohol. No habrá otra luz que la del alcohol. Arriba y entre los dos altares, se encuentra suspendido un águila de dos cabezas; la mitad blanca y la otra negra, con sus alas extendidas.

 
 
Tercer Departamento
 

Cortinaje azul claro.—El cielo azul y tachonado de estrellas. El Departamento está dividido en dos partes por una cortina a la mitad de la distancia entre la entrada y el Oriente. En el Oriente una plataforma a la cual se asciende por siete escalones. Sobre la plataforma hay siete asientos. Uno en el centro y hacia atrás para el Juez Supremo, y tres a cada lado, dándose frente, para los Jueces Francos. Sobre el Juez Supremo, un dosel carmesí cuyos cortinajes caen hasta el piso por ambos lados de la plataforma, a manera de tienda de campaña.En frente del asiento del Juez Supremo, abajo de la Plataforma, hay un Altar y sobre este una espada, una balanza, el libro de las Constituciones, sobre este último dos dagas de Kadosch. Al Este, Norte y Sur del Altar hay tres candelabros, uno a cada lado, cada uno de ellos con tres brazos. En cada brazo arde una bujía de cera amarilla. Los candelabros llevan lazos de crespón negro.

 
 
Cuarto Departamento
 

Decoración carmesí, exceptuándose el Oriente, adornado con columnas blancas.—Los cortinasjes del Oriente son de terciopelo negro salpicado de cráneos traspasados ​​por dagas, bordados de plata. En el Oriente hay un trono, sobre este un águila doble coronada, con un puñal en las garras. Alrededor de su cuello un cordón negro del que cuelga una cruz, esmaltada, de tres puntas. Sobre su pecho un triángulo equilátero en cuyo centro se encuentra la palabra... y alrededor de estas las palabras "Nee Preditor, Nee Predictus, Innocens Ferel". Un cortinaje de terciopelo negro y blanco salpicado de cruces rojas cae de entre las alas del águila y forma un dosel. Detrás del trono se encuentran los Estandartes negro y blanco con las astas cruzadas. En frente del trono y hacia la derecha, esta plantado el Pendón.
Hacia el Poniente del Salón hay un mausoleo en forma de pirámide truncada, pintado imitando mármol negro. Sobre la plataforma una urna funeraria cubierta con un velo negro, y sobre esta una corona de laurel. A la derecha de la urna una corona real; a la izquierda una tiara papal. En cada ángulo hay un vaso en el cual arde alcohol; Habrá también dos o tres urnas pequeñas conteniendo incienso. Entre el Oriente y el mausoleo esta la escala mística cubierta con un lienzo negro hasta el momento oportuno. Al Occidente un cuadro transparente representando a De Molay en la hoguera; sobre las palabras "Dien le veut. Spes Mea In Deo Est". En el Oriente se encontrarán un gorro frigio y un cayado de pastor. Entre el mausoleo y el Poniente está el Altar, y sobre este un cráneo, una copa de plata, un vaso de vino rojo y una hogaza de pan blanco; todo lo cual está cubierto con un velo blanco de lino que será movido oportunamente. A cada lado del mausoleo está de pie un Heraldo de Armas, armado de punta en blanco, con guantelete y con espada, hacha de combate, casco y visera. En ambos lados y hacia el frente de cada uno de los tres primeros oficiales, hay una bujía y alrededor del Altar hay diez, arregladas como sigue: al Norte una, de color azul; al Oriente dos, de color negro; al Occidente tres, formando un triángulo equilátero, de color blanco; y al Sur cuatro, formando un cuadro, de color rojo.Las de los oficiales son de cera amarilla.
Todos los Cuerpos de este grado se llaman Consejos; pero en las recepciones y en el Tercer Departamento, se llaman Areópagos.

 
 
Oficiales, Títulos, etc.
 

Los Grandes Oficiales de un Consejo son:
1°—El Poderosísimo Gran Maestro.
2°—El Primer Gran Teniente.
3°—El Segundo Gran Teniente.
4°—El Gran Canciller.
5°—El Gran Orador.
6°—El Gran Secretario.
7°—El Gran Tesorero.
8°—El Gran Primer Diacono.
9°—El Gran Segundo Diácono.
10°—El Gran Hospitalario.
11°—El Gran Maestro de Ceremonias.
12°—El Gran Primer Experto.
13°—El Gran Segundo Experto.
14°—El Gran Porta-Estandarte.
15°—El Gran Capitán de Guardias.
16°—El Gran Centinela del Consejo.
Los siete primeros y el Gran Hospitalario son designados para cubrir esos puestos por elección; los demás son designados por nombramiento.
Todos los Caballeros, al dirigirse la palabra entre sí, dentro del Cuerpo, usarán la segunda persona singular:

 
 
Ubicación
 

El Primero y Segundo Tenientes se sientan en el Occidente, el Primero a la derecha; el Canciller se sienta a la derecha del Poderoso Gran Maestro; el Orador al Sur; el Hospitalario al Norte; el Secretario y el Tesorero, en los lugares acostumbrados en todos los Cuerpos. El Maestro de Ceremonias hacia el Oriente, a la mitad de la distancia entre este y el Altar, dando frente al Sur. Los Diáconos y los Expertos, en los lugares acostumbrados en las Logias Simbólicas.
El Porta-Estandarte al frente ya la derecha del Gran Maestro, cerca del Pendón. El Capitán de Guardias cerca de la puerta y en el interior. El Centinela en el exterior del salón. El Segundo Teniente preside el Segundo Departamento y se titula Hierofante. El Primer Teniente preside el Tercer Departamento y tiene título de Juez Supremo.                      

 

Areópagos                                                           

Los Areópagos se componen solo de siete miembros y son:
El Juez Supremo.
El Canciller.
El Secretario.
El Tesorero.
El Hospitalario.
El Primer Experto.
El Segundo Experto.
Todos se titulan Jueces Francos.
El Maestro de Ceremonias atiende a estos, y se titula Preboste de Justicia.

 
 
Vestuario, Condecoraciones, etc.
 

El traje de Gran Ceremonia de un Caballero Kadosch es como sigue:
Túnica blanca de tela fina de lana en forma de dalmatita con mangas finas amplias y largas, llegando hasta las rodillas con los costados parcialmente abiertos, ribeteados de negro , y con franjas de oro, o bandas de tela de oro, o bordadas del mismo metal, longitudinales, de arriba abajo, ya intervalos; sobre el pecho izquierdo una cruz latina roja.
Cinturón negro de cuero marroquí o de charol, cuya hebilla es una cruz teutónica de jade y oro sobre la cual están las letras J
\  B \  M \ . La descripción de la Cruz Teutónica en lenguaje heráldico es como sigue:
"Una Cruz potente "sable" (negro) cargada con otra cruz doble potente "or" (oro), sobrecargada de un escudo llevando las letras J
\  B \  M \  , la Cruz principal coronada de un campo "azure" (azul) seme de Francia ("sembrado de flores de lis").
Manto capa de terciopelo negro, muy amplio, llegando hasta la mitad de la pierna abajo de la rodilla, forrado con seda carmesí, ribeteada de terciopelo rojo, y teniendo en el lado izquierdo una cruz latina roja. Se abrocha en la garganta y al frente con una simple cruz teutónica de oro de la forma ya dicha.
Sombrero de fieltro negro de alas anchas con un plumero rojo. . . . . . de avestruz al lado izquierdo, e inclinado hacia atrás y hacia arriba.
La extremidad inferior del plumero, cubierta con una cruz teutónica de oro.
Collerette con puntas de lino de cambray, con o sin encaje.
Pantalones ajustados de casimir blanco, y sobre botas de cuero marroquí amarillo hasta la mitad de la pierna, atadas con lazos angostos de oro y con motas de seda blanca al frente.
Espuelas de oro.
Espada con cinturón y hebilla de plata.
Banda de moaré de seda negra, de 10 a 12 pulgadas de ancho, con franja angosta de tela de plata; se lleva sobre la túnica y bajo el manto, de izquierda a derecha. O collar de la misma tela y con franjas como ya se dijo. En el frente de la banda o collar están bordadas en seda escarlata las letras K
\ H \ ;dos cruces teutónicas, y un águila de dos cabezas con las alas extendidas, coronadas, y con un puñal en las garras. La corona, la cabeza del águila y la hoja del puñal, hijo de oro. El mango del puñal es ovalado, la mitad blanco y la otra negra.
Bajo la faja se lleva un puñal de hoja de acero y mango ovalado, la mitad del mango de ébano y la otra mitad de marfil.
Alrededor del cuerpo se lleva una faja ancha negra ribeteada de plata.
La joya del grado es como sigue:
Un águila de plata de dos cabezas, con las alas extendidas, midiendo 2 1/2 centímetros de punta a punta de las alas, sobre una cruz teutónica de 3 1/2 centímetros, de oro esmaltado de rojo.
El sombrero llevara en el frente entre las dos letras... un sol de oro.
Guantes de cabritilla blanca.
Como este traje es costoso, podrás usar el siguiente:
Traje negro; guantes de cabritilla blanca; banda o collar negros ribeteados de plata; faja negra con franja de plata; espada y cinturón como se explica arriba; una cruz teutónica roja sobre el corazón; sombrero negro de seda o de bola; la banda o el cuello bordados como se dijo, y la joya del grado.
No se usará mandil.

 

Estandartes
 

El Pendón es mitad blanco y mitad negro.
El estandarte blanco es una pieza de raso, cuadrada, de un metro por lado, con franja de oro alrededor. Sobre la parte superior ya un costado, esta una cruz teutónica verde; y en el centro las palabras "Deus Vult". Abajo las palabras Ordo Ab Chao y la fecha MCXVIII, todo bordado en oro. En el reverso y en el centro, una cruz teutónica bordada en oro seda carmesí, con el número XXX en la intersección de la Cruz. El Estandarte negro es del mismo tamaño y forma que el blanco, y de raso o seda negro, las palabras Vincere Aut Mori bordadas diagonalmente desde la esquina superior derecha. En el centro, dividiendo las palabras, hay una Cruz Teutónica roja. Abajo la fecha… MCCCXII. En el reverso y en el centro estará bordada un águila de dos cabezas con las alas abiertas, pero no extendidas, con un puñal de Kadosch en las garras. Todos los bordados de este estándar, así como las franjas son de plata.

 
 
Quórum
 

Nueve Caballeros forman Quórum para tratar de cualquier asunto; pero en todo caso deberás estar presente el Gran Maestro y uno de los Tenientes. Si no estuvieren esos funcionarios el Consejo no puede sesionar. Sin embargo, si dichos cargos quedan vacantes al mismo tiempo, los Caballeros pueden reunirse para elegir sus sucesores.

 
 
Apertura
 

El Consejo se abre siempre en el Cuarto Departamento
El Pod
\  Gr \  M \  da un golpe y dice:

P \  Gr \  M \ : Caballeros, servíos ocupar vuestros puestos. 

Cuando todos han ocupado sus asientos respectivos, el Pod \  Gr \  M \  da un golpe; el 1o. y el 2o. GGr \  TTen \  lo repiten sucesivamente.

P \  Gr \  M \ : Caballero Capitán de Guardias, cerciórate de que estamos a cubierto. 

Este cumple con la orden ya su regreso al salón dice:

Cap \  de G \ : Pod\ Gr\ M\, he distribuyó los Guardias convenientemente y estamos seguros. 

P \  Gr \  M \ : Caballeros 1o y 2o TTen\, servíos disponiendo se pase revista en las filas. 

El Primero y Segundo Tenientes se ponen de pie, sacan sus espadas y dicen sucesivamente:

Prim \  Diez \ : Caballero 1er. Diac\ , sírvete recorrer las filas del Sur cerciorándote de que todos los presentes son Caballeros Kadosch y tienen derecho a sentarse entre nosotros. 

Seg \  Ten \ : Caballero 2o Diac\, sírvete recorrer las filas del Norte cerciorándote de que todos los presentes son Caballeros Kadosch. 

El Primero y Segundo Diáconos recorren las columnas de Occidente a Oriente pidiendo a los Caballeros la Palabra de Pase. Cada uno de estos se pone de pie cuando el Diacono se aproxima, volviendo a sentarse después de haber dado la palabra; pero si alguno no la conoce, o la da incorrectamente, permanecerá de pie hasta que alguien garantice que posee el grado, o hasta que se le ordene que salga del salón para ser examinado.

Seg \  Diac \ : Cab\ Seg\ Ten\, los que componen el Campamento del Norte son Caballeros Kadosch y tienen derecho a sentarse entre nosotros. 

Prim \  Diac \ : Caballero Prim\ Gr\ Ten\, los que componen el Campamento del Sur, son Caballeros Kadosch y tienen derecho a sentarse entre nosotros. 

Prim \  Gr \  Ten \ : Todos en el Norte y en el Sur son Caballeros Kadosch. 

P \  Gr \  M \ : Caballero Prim\ Ten\ ¿Eres Kadosch? 

Prim \  Ten \ : Tú lo has dicho, Poderosísimo Gran Maestro. 

P \  Gr \  M \ : ¿Cuál es tu edad? 

Prim \  Gr \  Ten \ : Un siglo o más. 

P \  Gr \  M \ : ¿Qué buscas? 

Prim \  Gr \  Ten \ : La luz de la Libertad. 

P \  Gr \  M \ : ¿Qué otro objeto persigues? 

Prim \  Gr \  Ten \ : Venganza contra todos los tiranos temporales y espirituales, cuyos representantes emblemáticos son para mí Felipe el Hermoso y Clemente V. 

P \  Gr \  M \ : Caballero Seg\ Ten\ ¿En dónde te has puesto de rodillas y llorado lagrimas amargas? 

Seg \  Gr \  Ten \ : Ante la tumba de nuestro Gran Maestro asesinado. 

P \  Gr \  M \ : ¿Qué cosa has hollado con tu planta (del pie)? 

Seg \  Gr \  Ten \ : Coronas Reales y Tiaras Pontificias. 

P \  Gr \  M \ : ¿Por qué somos nosotros los Kadosch? 

Seg \  Gr \  Ten \ : Porque hemos jurado guerra incesante contra todos los horrores y todos los despotismos, sea que se ejerzan en nombre de dios, del Rey o del Pueblo; y también porque hemos de reconstruir la Casa Santa del Templo del Señor. 

P \  Gr \  M \ : Caballero Prim\ Ten\ ¿Con ayuda de quién esperamos llevar a cabo tal reconstrucción? 

Prim \  Gr \  Ten \ : Con ayuda de Dios. Spes Mea en Deo 

El 1er \  Ten \  al tiempo que pronuncia en cuatro tiempos las palabras indicadas va haciendo la señal de la cruz tocándose sucesivamente con la punta de los dedos índice, mayor y pulgar (unidos entre sí) de la mano derecha, la frente, el pecho , el hombre derecho y el hombre izquierdo.

P \  Gr \  M \ : Es verdad: MAKEN IANODA. " La venganza es mía; y lo haré" dice Jehová. Caballero Prim \ Ten \ ¿A qué hora comienza sus trabajos un Consejo Kadosch?  

Prim \  Gr \  Ten \ : A la entrada de la noche. 

P \  Gr \  M \ : Puesto que las horas de la noche nos permiten trabajar en seguridad, servíos Caballeros Prim\ y Seg\ GGr\ TTen\ anunciar en sus respectivos Campamentos que nuestros trabajos van a comenzar. 

Prim \  Gr \  Ten \ : Caballeros del Campamento Sur, nuestro P\ Gr\ M\ os anuncia por mi conducto que ha llegado la hora de dar comienzo a nuestra labor. 

Seg \  Gr \  Ten \ : Caballeros del Campamento Norte, nuestro P\ Gr\ M\ anuncia por mi conducta que nuestros trabajos van a comenzar. 

Da un golpe y dice:

Anunciado Caballero Prim \  Gr \  Ten \

Prim \  Gr \  Ten \ da un golpe y dice:  Anunciado Poderosísimo Gran Maestro. 

P \  Gr \  M \: se levanta, da un golpe y dice:  En pie y al orden.

Todos obedecen.

P \  Gr \  M \ : Caballeros y HH\ de la Santa Casa del Templo. ¿Estás para cumplir con tu deber? 

Todos: Lo estamos. 

P \  Gr \  M \ : Entonces juremos unánimemente mantener a costa de cualquier sacrificio los sagrados principios de nuestra Orden; defender la causa de la humanidad contra los que usurpen o abusen de su autoridad política, militar y/o religiosa, y castigar como lo merecen a los que traicionen nuestros secretos. 

Todos los Caballeros extienden su brazo derecho horizontalmente, la palma de la mano hacia abajo, y en alta voz dicen:

Todos: Lo Juro. 

El P \  Gr \  M \  se levanta, toma su espada, la lleva en posición de "terciar" y dice:

P \  Gr \  M \ : ¡Atención, Caballeros! ¡Tercien Armas! ¡Presenten Armas! ¡Saludos! 

Todos obedecen y permanecen en la posición de "presentas", descubriendo la cabeza con la mano izquierda.

El P \  Gr \  M \  saluda también, se descubre y dice:

A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, en Su Nombre; bajo los auspicios del Supremo Consejo de Soberanos Grandes Inspectores Generales del Grado 33° para la Jurisdicción de…, con Sede en la Ciudad de…, y en virtud de los Poderes de que me hallo investido: declaro abiertos los trabajos de este Consejo de Caballeros Kadosch N°...

A mí, Caballeros, por el signo y batería.

Todos lo ejecutan. Después de la batería, los Caballeros hacen el signo de la cruz como se dijo arriba, con las palabras.

Todos: Spes Mea in Deo (Mi fe en Dios). 

P \  Gr \  M \ : Dieu le Vut (Si Dios quiere). Hágase su voluntad, In Deo Fuducia Nostra. (En Dios ponemos nuestra confianza). Plaza Tomad. 


recepción 

La ceremonia comienza en el Primer Departamento que está dispuesto como se indica en otra parte de este Ritual. El Candidato se debe encontrar en algún lugar fuera de los Departamentos. El P \  Gr \  M \  ordena que los Diáconos vayan a donde se encuentre y cumplan con los requisitos necesarios para la ceremonia. Cuando están solos con el Postulante el 1er Díac \  le pregunta:

Prim \  Diac \ : ¿Quieres ser admitido entre los Pobres Soldados Compañeros del Templo de Salomón?  

Cand \ : Lo deseo. 

Prim \  Diac \ : ¿Qué cosa esperáis de la Orden? 

Cand \ : Pan y Agua, y oportunidad para servir en compañía de los Caballeros Kadosch. 

Prim \  Diac \ : Vamos a dar cuenta de vuestra solicitud al Gran Maestro. Guardad. 

Los Diáconos regresan a la Cámara y el Primero dice:

Prim \  Diac \ : P\ Gr\ M\, el Postulante ha hecho su primera solicitud pidiendo Pan y Agua; oportunidad para prestar sus servicios, y la amistad de los Caballeros Kadosch. 

P \  Gr \  M \ : Caballeros 1° y 2° Expertos, recibid la segunda solicitud del Postulante. 

Estos dos Oficiales salen del Salón y la primera pregunta:

Prim \  Exp \ : ¿Quieres ser admitido entre los Pobres Soldados Compañeros del Templo de Salomón? 

Cand \ : Lo deseo. 

Prim \  Exp \ : ¿Qué cosa esperáis de la Orden? 

Cand \ : Pan y Agua, Servicio de Armas y la compañía de los Caballeros Kadosch. 

Prim \  Exp \ : ¿Sois Caballero de San Andrés de Escocia (o Caballero de la Rosa Cruz)? 

NOTA.: Si en la Jurisdicción de que se trata no se trabajan los grados intermedios entre el 18° y el 30° en vez de las palabras Caballero de San Andrés de Escocia, se deberá usar las palabras Caballero de la Rosa Cruz, a menos de que el destinatario haya recibido el Grado 29° en otra jurisdicción.

Cand \ : Lo soy. 

Prim \  Exp \ : ¿Estás sano del cuerpo? 

Cand \ : Lo estoy. 

Prim \  Exp \ : Vamos a informar al Gran Maestro. Tenía esperanza. 

Los Oficiales regresan a la Cámara y el Primero dice:

Prim \  Exp \ : El postulante ha hecho su segunda solicitud pidiendo Pan y Agua, servicio bajo las Armas y la Compañía de los Caballeros Kadosh. Tiene esperanza. 

P \  Gr \  M \ : ¿Ha contestado debidamente? 

Prim \  Exp \ : Si, P\ Gr\ M\ 

P \  Gr \  M \ : CCab\ Gr\ Orador y Gr\ Maestro de Cer\, reciban la tercera solicitud del Postulante. 

Esos Oficiales saldrán de la Cámara y el Primero hará las siguientes preguntas:

Orador:  ¿Quieres ser admitido entre los Pobres Soldados Compañeros del Templo de Salomón?

Cand \ : Lo deseo. 

Orador:  ¿Qué cosa esperáis de la Orden?

Cand \ : Pan y Agua; honor y gloria en el Servicio de las Armas, y la compañía de los Caballeros Kadosch. 

Orador: Para lograr vuestro deseo, es necesario que prestéis juramentos solemnes. Podéis exponeros muchos peligros y dificultades. Tendréis que velar cuando vuestro deseo sea dormir; someteros a fatigas cuando tu deseo sea descansar; Sufrir hambre y sed cuando queréis comer y beber. Tendréis que obedecer las órdenes de vuestros superiores; salir a otros países aun cuando tu deseo sea permanecer en el tuyo propio. A pesar de esto, ¿persistís en ser admitido? 

Cand \ : Persisto. 

Orador: ¿Estáis pronto a prestar el triple juramento de la Orden, de obediencia, templanza y fidelidad? 

Cand \ : Lo estoy. 

Orador:  Vamos a llevar al Gran Maestro vuestra solicitud.
Tened paciencia.

Los Oficiales regresan a la Cámara y el Orador dice:

Orador: Poderosísimo Gran Maestro, el Postulante ha hecho su tercera solicitud pidiendo ser admitido en nuestra Orden: pan y agua, honor y gloria en el servicio de las armas, y la compañía de los Caballeros Kadosch. Tiene paciencia. 

P \  Gr \  M \ : ¿Ha sido advertido debidamente y ha contestado a las preguntas indispensables? 

Orador: Sí, Poderosísimo Gran Maestro. 

P \  Gr \  M \ : Caballeros Primero y Segundo Diacono, preparado al Postulante e hizo que penetre al Primer Departamento. 

Los Diáconos van al lugar donde se encuentra el Candidato; le quitan sus condecoraciones, si trae alguna; lo visten con una túnica de color gris, le ponen un cinturón con un puñal suspendido de este; le condujo descubierto a la puerta de la Primera Cámara; la abren y hacen que el Candidato entre.
Mientras tanto un Caballero envuelto en un sudario blanco y con la cara cubierta con un velo del mismo color habrá de colocarse en el ataúd abierto. Cerca de este habrá vasijas con alcohol y sal, encendidas. No habrá otras luces en la cámara. El P
\  Gr \  M \  estará de pie cerca del mausoleo, envuelto en una capa negra con el sombrero puesto hasta los ojos. Al entrar el Postulante, hará por medio de una seña que este se siente en un banquillo dando frente al mausoleo. Habrá unos momentos de silencio absoluto, después de lo cual tocar la música de una manera solemne y triste, mientras que una campana de grandes dimensiones dará nueve toques lentamente.
Cesara la música y el P
\  Gr \  M \  dice:

P \  Gr \  M \ : Suceda lo que suceda, no abandones tu asiento, pues de lo contrario correrás graves peligros. 

Música solemne. Después de un breve intervalo cesa la música. A lo lejos se oye el canto de un coro entonando el ''Quid retribium" u otro trozo de música sagrada.
Al terminar éste, habrá silencio por unos momentos.
El P
\  Gr \  M \  señalando las tres calaveras dice:

P \  Gr \  M \ :  Reflexiona sobre estos restos lúgubres de seres que fueron hombres, y que sintieron alegrías tristezas y todas las pasiones que agitan a la Humanidad. Pon en orden tu casa, pues la vida huye por instantes. La muerte te persigue como un perro de presa. Está a tu lado en este momento, y no puedes saber cuándo alzará su mano para destruirte, ni que día tu calavera reemplazará a una de estas.

Música. Después de unos minutos, el P \  Gr \  M \  continúa:

P \  Gr \  M \ : En lo que viendo oculto estás un misterio. Estas sombras, estas reliquias de la muerte, la tumba, no son objetos vulgares para infundir terrores insensatos; ni tampoco enseñan solo lo efímero de la vida humana. Representan en unos cuantos símbolos la historia de la raza humana, esa tragedia eterna entre la fuerza criminal y la inocencia martirizada. Pide iniciación en nuestra Orden. Lee en alta voz el modo de obtenerla.

El P \  Gr \  M \  señala el transparente.

Cand \ : El que venza los terrores de la Muerte ascenderá más allá de la esfera terrestre y será digno de ser iniciado en los Grandes Misterios. 

P \  Gr \  M \ :  Si no has vencido el temor de la muerte levántate y vete. Más le valdría no haber nacido al que penetra aquí y no siga adelante. ¿Estás preparado para someterte a las pruebas que te esperan?

Cand \ : Lo estoy. 

P \  Gr \  M \ : Entonces, ármate de valor y no tengas demasiada confianza. Se te hará preguntas muy serias; pero para evitar que cometas un error fatal, te aconsejo que solo contestes: "Quiero pasar adelante". Tu suerte está en tus manos. 

Música. El P \  Gr \  M \  se retira con lentitud.
Después de algunos minutos cesa la música. El Caballero que se encuentra en el ataúd se sienta lentamente y dice:

Caballero: ¿Quién eres? ¿Qué deseas? ¿Por qué vienes a turbar mi reposo?   

Cand \ : Quiero pasar adelante. 

Caballero : ¡Insensato! Así me dijeron que respondiese y ya ves el estado en que me encuentro por mi locura. ¿No sabes lo que buscas? ¡Vuela! ¡Escápate! Evita la suerte que te espera antes de que sea tarde. ¡Huye! ¡Huye muy lejos! ¡No mires hacia atrás! Ocúltate del Rey y del Sacerdote, y no dejes que el Inquisidor y el Jesuita se interpongan en tu camino. 

Cand \ : Quiero pasar adelante. 

Caballero : Yo también sabía esa frase de memoria; Sigue adelante y aquí me encuentro. ¡Apártate de la orilla del abismo! Si tu alma no es pura como el cristal y tu valor templado como el acero de Damasco, tu destrucción es inevitable. ¡Retrocede, aún es tiempo! ¿Qué es lo que te ha conducido aquí? 

Cand  \ : Quiero pasar adelante.   

Caballero:  Pasa, puesto que así lo quieres. ¡Qué tu sangre caiga sobre tu cabeza! 

La música toca en un tono menor. Tan pronto como el Caballero ha pronunciado las últimas palabras, se acuesta de nuevo lentamente en el ataúd. Una mano aparece y retira las vasijas del alcohol y sal. La puerta se abre con estruendo y el P \  Gr \  M \  aparece en ella teniendo tras de sí un Heraldo de Armas, con la visera calada y su hacha levantada en actitud de herir.
Detrás de ellos habrá suficiente luz para que puedan ser vistos claramente.
El P
\  Gr \  M \ : .avanza con una luz en la mano izquierda y un puñal en la derecha. El Heraldo de Armas permanece un momento en la puerta de modo que el Postulante pueda verlo con claridad. Después se produce un relámpago de luz artificial, y el Heraldo se retira cerrando la puerta con ruido. La música cesa. El P \  Gr \  M \  se acerca al Postulante diciendo en tono amenazador.

P \  Gr \  M \ : En verdad, tienes valor para no retroceder. Tu atrevimiento te impulsa a enfrentarte con todo el rencor almacenado por siglos y con la suerte que espera a los que desean soportar el peso de una lucha para la cual no están preparados. Así mar. ¡Levántate y acércate conmigo a este monumento de tristeza!

El P \  Gr \  M \  se acerca lentamente a la tumba, se arrodilla delante del cráneo coronado de laurel y dice:

P \  Gr \  M \ : Arrodíllate conmigo. 

El Postulante se arrodilla. El P \  Gr \  M \  continúa:

P \  Gr \  M \ : Hasta aquí has ​​visita únicamente en la Masonería emblemas y símbolos. Ahora te aproximas a la realidad seria y solemne. Distente y reflexiona antes de comprometerte en una empresa que tal vez hará peligrar tu vida. Si quieres pasar adelante, tienes que poner tu confianza en los que te rodean y que te tienen en su poder. ¿Tienes confianza? 

Cand \ : La tengo. 

P \  Gr \  M \ : ¿Estas pronto a obedecer en todo lo que se te ordene, siempre y cuando no esté en conflicto con el Honor, el Deber y la Gratitud, o en las leyes que tienes la obligación de obedecer como buen Ciudadano? ? ? ? ? ? 

Cand \ : Lo estoy. 

P \  Gr \  M \ : Probare la sinceridad de tus palabras: dame tus manos. 

El P \  Gr \  M \  toma las manos del Postulante y dice:

P \  Gr \  M \ : Repite ante estos ilustres restos los juramentos de OBEDIENCIA, TEMPLANZA Y FIDELIDAD, que yo te dictare: 


Primer Juramento 

En presencia del Gran Arquitecto del Universo y de esta Santa Reliquia, representación de una noble víctima de la fuerza, juro solemnemente cumplir y hacer cumplir las Leyes y Reglamentos de la Orden; obedecer a las autoridades legítimas del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, como lo debe hacer todo Caballero de la Casa Santa del Templo; subyugar mis pasiones; ser fiel a la Orden ya mis Compañeros; conservar inviolables, y no violar jamás, los secretos de los Kadosch; proteger la inocencia, vindicar el derecho; humillar la opresión, y castigar los crímenes contra la Humanidad y los derechos naturales. 

P \  Gr \  M \: señala con el índice el cráneo y la corona real. Juro no someterme jamás por temor o por interés a ningún gobierno usurpador o que abuse de su poder; 

P \  Gr \  M \: señala el cráneo y la Tiara. ni a ningún despotismo que esclavice la conciencia o pretenda imponer cadenas al pensamiento libre; 

P \  Gr \  M \: señala el cráneo con la corona de laurel. y finalmente, juro honrar y reverenciar a los mártires de la fe y de la Libertad, cuyos sufrimientos me enseñaron a morir antes que deshonrarme. 

P \  Gr \  M \ : Levántate, Hermano mío. 

El Candidato se levanta

P \  Gr \  M \ : Reflexiona antes de pasar adelante. Las obligaciones que te propones asumir son reales y serias y la responsabilidad es grande. 

No puedes saber cuándo surgirá la necesidad de resistir a la opresión con peligro quizás de tu propia vida. No tenemos la intención de sorprenderte. Reflexiona. Acuérdate del Juramento que acabas de prestar. Es el primero y el menos solemne de este grado y, sin embargo, no puedes violarlo con impunidad. 

Nuestras multas son demasiado importantes y las consecuencias de una traición serán demasiado serias para permitir que el perjuro quede sin castigo. 

Tenemos el derecho de castigarte en caso de desobediencia, de infidelidad o de violación de nuestros secretos, y ejercitamos ese derecho. La pena te será conocida cuando se te imponga. 

Ahora nos basta con los símbolos. Se encuentran ante ti, la verdad y la realidad. Nuestros Estatutos son perentorios y exigentes aun cuando no piden nada en contra del Honor y del Deber. 

Aún hay tiempo para retirarte. Nos consideramos a salvo con el Juramento que has prestado, y si das un paso más, será ya con el Juramento que has prestado, y si das un paso más, será ya tarde para retroceder. Entonces estarás ligado a nosotros eternamente, y tu vida estará en manos de la Orden si los intereses de la Humanidad así lo exigen. 

¿Qué es lo que deseas? 

Cand \ : Quiero pasar adelante. 

Al punto toca la música discordantemente; La antorcha del P \  Gr \  M \  se extingue, y la puerta se abre con gran ruido. El Heraldo de Armas aparece de nuevo en esta ocasión y el Maestro de Ceremonias, con su sombrero hasta los ojos y su espada, desnudo, se adelanta, toma al Candidato por el brazo y le dice:

Gr \  M \  de C \ : ¿Quieres seguir adelante? 

¡Está bien, el paso es irrevocable, y cualquiera que sea tu destino, ya no podrás evitarlo! Ven, pues conmigo para bien o para mal, según tus merecimientos. La suerte dirá si has obrado bien o mal. 

Lo llevan violentamente a la
 
 
Segunda Cámara
 

El Hierofante (2o. Gran Teniente) y el Sacrificador, (Gran Orador) se encuentran en esta Cámara. El primero lleva puesto un hábito de color blanco y una barba del mismo color. Su rostro está cubierto con un velo; sobre su cabeza una corona con hojas de encino. El sacrificador lleva igualmente un velo; Está vestido con un hábito verde y lleva una corona de heno. Ambos están de pie. El P
\  Gr \  M \  cerca del Altar de los Perfumes.
El Orador, cerca del Altar de los Sacrificios. En el Altar se encuentra un recipiente de plata con perfumes, y al lado de este una bandeja con ascuas. Sobre el segundo Altar, además del alcohol, hay un vaso con flores. Sobre el Altar de los perfumes una cuchara de plata en forma de concha. Cesa la música. Al ver aproximarse al Postulante con el Maestro de Ceremonias, el Hierofante dice con voz solemne y pausada:

Hierof  \ : ¿Quién es esa persona que te acompaña?  

Gr \  M \  de C \ : Es un Caballero de San Andrés de Escocia (o Caballero del Sol o Príncipe Rosa Cruz) que ha vencido el terror de la muerte; desea la iniciación y ser admitido entre los Pobres Soldados Compañeros del Templo de Salomón. 

Si el Candidato ha recibido el grado 28°, el Gr \ M \  de C \ responderá:

Es un Caballero del Sol que ha visto la verdad cara a cara; desea la iniciación y ser admitido entre los Pobres Soldados Compañeros del Templo de Salomón.

Hierof \ : Tú sabes bien, Caballero Gran Maestro de Ceremonias, la importancia de nuestros secretos y las precauciones con que los comunicamos. ¿Estás preparado a responder de la discreción del Postulante? ¿Lo está él para someterse a las pruebas de los Jueces Francos? 

Gr \  M \  de Cer \ : Ha resistido sin desfallecer las pruebas preparatorias, y está resuelto a pasar adelante. 

Hierof \ : ¿Estás dispuesto a apoyarlo? 

Gr \  M \  de Cer \ : Lo estoy. 

Hierof \ : Puesto que el Postulante está dispuesto a sufrir las pruebas de los Jueces Francos y desea la iniciación, le permitiré que pase adelante siempre que tenga los merecimientos necesarios. 

La música toca dulcemente. Un Caballero que se esconde detrás del cortinaje, pronuncia de una manera pausada y solemne las siguientes frases:

"Todo lo que quieras que los hombres hagan para contigo, haz para con ellos".
"No hagas a otro lo que no quieras para ti".
"Adora al Ser Supremo y ríndele homenaje con veneración libre de supersticiones".
"No hagas imagen alguna de la Deidad a semejanza de la tuya propia".
"No seas egoísta, ni te apartes de los ignorantes y de los ignorados".
"No temas lo que te dané a los ojos de los demás".
"No hagas esfuerzos para superar a otros; más bien procura superarte a ti mismo".
"No pienses que la vida del hombre depende de la abundancia de las cosas materiales".
"No toleres que te importa poco la moralidad pública.
"No aborrezcas tanto al pecado que no puedas amar a los hombres".
"Se tan indulgente como los errores y faltas de tu vecino como con los tuyos propios".
"Ayuda y socorre a los desdichados".
"Se sincero y huye de la falsedad".
"Ten paciencia y no te imaginas que mereces favores especiales de la Divinidad",
"Busca las virtudes y no los defectos entre los hombres".
"Sufre la adversidad con resignación" .Cuentos
son los deberes de un filósofo y de un verdadero Caballero Kadosch.

Cesa la música.

P \  Gr \  M \ : Hermano mío, deseas unirte a una Orden que ha trabajado en el silencio y en las sombras por más de 500 años, con una sola mira; pero que ha logrado solo un éxito parcial hasta la fecha. 

Si te unes a nosotros, tendrás que dedicarte a esta magna tarea. Hasta cierto punto ha sido preparado para esto en los Grados anteriores, y hoy estás ligado a nosotros por un Juramento Solemne. 

En el grado de Maestro sentiste simpatías por la leyenda del cruel asesinato del Maestro Hiram o Khirum, aun cuando los criminales eran solo tres malhechores miserables y desconocidos entre una multitud que tras muchos años pasó al olvido. 

Tú no tienes por ello a nadie a quien vengar o castigar. Vamos ahora a revelarte una tragedia más bárbara y sangrienta que aún esta sin castigo, y cuyos autores principales se encuentran entre los muertos desde hace mucho tiempo. 

Aunque queremos que sepas que los verdaderos criminales, culpables de ese crimen y de diez mil más, parecidos, aún viven y gobiernan, y los hombres les rinden adoración y homenaje. 

Es ahora tu destino ayudarnos a tomar venganza justa y legal de estos criminales de alta categoría. 

Quizás tu perspicacia ha descubierto el velo parcial que oculta nuestros diseños y que no descubrimos totalmente hasta que hayamos probado tus cualidades por medio de nuevas pruebas.

Recordarás como se representan en los grados de los Elegidos de los Nueve y de los Quince la persecución y el castigo de los asesinos de Hiram. Probablemente quedaste sorprendido al ver la sangrienta figura de la Venganza aparecer empuñando su daga en los reinos pacíficos y tranquilos de la Masonería, y pensaste que aquí no deberíamos enseñar la venganza y la siniestra retribución, sino al contrario, la misericordia y el perdón. 

Quizás hayas pensado que toda esa trama no era sino una alegoría cuyo sentido esotérico te seria explicado más tarde. Si pensaste así, lo hiciste con acierto. Ese tiempo ha llegado. 

La Orden de los Caballeros Kadosch tiene como fin la venganza de un enorme crimen, no precisamente castigando a los instrumentos que lo cometieron, pues ellos han sido juzgados desde hace mucho tiempo por el Gran Juez de la Humanidad; sus huesos se han convertido en polvo, y el recuerdo de los que no han pasado al olvido ha sido infamado por la Historia. 

Nuestra Orden cooperando con otros, ha logrado ya, con sus influencias silenciosas, grandes resultados, y aún trabaja con empeño y constantemente hacia el gran fin. 

Al principio era hostil a ciertos individuos, a ciertas dinastías, a un sacerdocio que usurpaba y abusaba de su tremendo poder temporal y espiritual, reclamando el derecho de decidir lo que el hombre debe pensar, perdonando los pecados y recibiendo dinero a cambio de indulgencias por crímenes cometidos. Y a una Orden corrompida, que se había enriquecido a expensa de otra que había terminado sus días de utilidad. 

Ahora perseguimos con pies infatigables y ojos que no duermen, las personificaciones de los tres Asesinos, las encarnaciones del Mal, y trabajamos sin descanso en bien de la Humanidad y por la libertad de los hombres.

No debes imaginar que somos conspiradores, enemigos del buen Gobierno, ni que trabajamos contra la paz de las Naciones.

Trabajamos en secreto y somos cautelosos, para con aquellos que ingresan en nuestro seno, porque solo así obraremos con eficacia; pero no hemos olvidado nuestras obligaciones como Maestros Masones. 

No somos Apóstoles de credos inaceptables y vulgares. No buscamos el establecimiento de una utopía. Sabemos que los pueblos tienen las instituciones que merecen y que es imposible darles otras contra su voluntad. Jamás excitamos a la rebelión a pueblos no preparados para la libertad, impulsándoles a un peligro que no podremos evitar después.

No enseñamos doctrinas nuevas, ni filosofías superficiales y falsas, que tratan de generalidades y paradojas.

Luchamos por restaurar esa devoción y desinterés para con la Humanidad que impulsaron a ocho franceses de linaje noble, hombres de honor y de hacienda, a dedicarse a servicios arduos ya proteger a los peregrinos desarmados que por su fe sus ideas piadosas hacían visitas a la ciudad Santa de Jerusalén. 

Allá por el año de 1118 esos franceses compararon ante Guarimond, el Patriarca de Jerusalén, y entre sus manos juraron cumplir fielmente los deberes que se habían impuesto al ingresar entre los pobres Soldados Compañeros del Templo de Salomón. 

De ahí tomo raíces lo que fue después una Gran Orden, formada por Soldados de la Cruz, defensores de Palestina y de Siria contra los Sarracenos y de España contra los Moros.

El trono cristiano de Jerusalén fue derrumbado. La Mezquita de Omar ocupa actualmente el lugar del Santo Templo. 

Las Cruzadas con toda su pompa y aparato de guerra pasaron al olvido. Una idea nueva ha tomado su lugar, con nuevas instituciones y nuevas miras; y si el Santo Sepulcro llega nuevamente a pertenecer a una Potencia cristiana, será como resultado de una guerra entre las grandes naciones, o de un convenio pacífico, y no como resultado de una nueva Cruzada.

Pero existen otros campos en que los Caballeros Kadosch, la Masonería militante del Templo, pueden obtener nuevos triunfos. 

Ya sabes que la Masonería Escocesa es enemiga de la opresión, de la injusticia y de la usurpación. 

Admite en las filas de sus iniciados, bajo una forma de perfecta igualdad, a hombres de diversos credos y nacionalidades que sean merecedores de tal compañerismo. 

Y trabaja con el fin de emanciparles de su propia ignorancia, de los prejuicios y de los errores que les esclavizan, librándoles así del yugo, del despotismo y de la tiranía espiritual.

Ella no abrirá sus puertas a todo el mundo para quedar indefensa, como otros Órdenes que han brotado de las raíces del Kadosch, impotentes para obrar en el momento preciso. 

Ni tampoco aceptará, a menos de que sus templos hayan caído bajo el dominio de un poder usurpador, dogmas impuestos por rey o emperador alguno.

Una Orden caballeresca jamás debe ser impotente, a menos de ser despreciable. El Rito Escocés Antiguo y Aceptado no designa sus oficiales por influencia de los monarcas, ni recibe sus leyes y dogmas de ningún poder civil o eclesiástico.

¿Estás listo a dedicarte sin otros informes más precisos a los grandes propósitos que te he indicado; a convertirte en servidor juramentado de la Orden; a obrar como tal en los hechos y no solo de palabra, confiando en recibir después explicaciones más amplias?

Cand \ : Lo estoy. 

Hierof \ : ¿Has reflexionado debidamente lo que dices? ¿Comprendes que el trabajo de los Caballeros Kadosch no consiste en repetir unas cuantas frases de ritual; sino que estarás obligado al cumplimiento de un deber que exigirá sacrificios de tu parte y que te expondrá al peligro? ¿Comprendes que esta Orden se ocupa de los negocios de las Naciones para llegar a ser nuevamente una Potencia en la Tierra, como lo es la famosa Orden de Jesús; pero con causas nobles y bregando por sus causas por medios nobles también? 

Si esto no es lo que deseas, no podrás seguir adelante. Reflexiona y contesta. 

Cand \ : Lo deseo. 

Hierof \ : Reflexiona nuevamente, no te hagas ilusiones... ¿Es tu respuesta la misma? 

Cand \ : Lo es. 

Hierof \ : Por tercera vez te exhorto a que reflexiones; la vida o la muerte depende de tu decisión, ¿Es tu respuesta la misma? 

Cand \ : Lo es. 

Hierof \ : Arrodíllate conmigo ante el Altar de la Verdad, y repite el juramento que han prestado todos los que te han precedido en este grado.   

Segundo Juramento
 
Yo,... deseando recibir este grado y después de maduras reflexiones, juro solemnemente dedicarme a la persecución de los finos de los Caballeros Kadosch, por cualquier medio, según se me ordene por autoridad masónica competente. Juro dedicar a este servicio mi fuerza física, mi palabra, mis influencias, mi inteligencia y mi vida. Juro ser sumiso y obediente a las autoridades legítimas del Rito Escocés Antiguo Aceptado. Acepto el apostolado de la Verdad y de los Derechos del Hombre y cumpliré con mi deber como verdadero Kadosch. Amén.

El Hierofante hace que el Cand \  se ponga de pie y le dice:

Hierof \ : Aquí no revivimos la antigua costumbre de quemar incienso y ofrecer sacrificios a los Dioses. Nosotros no tomamos erróneamente el símbolo por la cosa simbolizada; pero los pensamientos pueden expresarse por medio de símbolos como se expresan por medio de palabras, y por eso vas a quemar incienso como un homenaje al Ser Supremo, para que te ayude a cumplir con los deberes que has contraído en esta noche. 

El Hierofante entrega el recipiente de los perfumes y la cuchara de plata al Postulante, y este echa una cantidad pequeña de perfume sobre las brasas. El Hierofante hace lo mismo y después dice al Candidato:

Hierof \ : Ve al Altar de los Sacrificios. 

El Postulante obedece y el Oficiante dice:

Hierof \ : Este es el Altar de la Masonería, en el no ofrecemos sacrificios a la Divinidad, ni quemamos los frutos de la Tierra, ni carne o la sangre de los animales, el fuego era el símbolo antiguo de la purificación y una de las pruebas de la iniciación. Por el fuego se consumían antiguamente los cuerpos de los muertos, y los átomos pasaban a la atmósfera para entrar en otras combinaciones. En este fuego, símbolo también de la Divinidad, símbolo del cielo y de la virtud, ofrecemos nuestro sacrificio a la Masonería. 

El Sacrificador entrega al Postulante una copa con una sustancia perfumada, compuesta con ingredientes de resina, y dice:

Sacrif  \ : Si estas presto a hacer un sacrificio sobre el Santo Altar de la Masonería y del Consejo de Caballeros Kadosch, en cumplimiento de tu segundo Juramento, repite conmigo y ofrece a la vez tus obligaciones.  

La siguiente fórmula se pronuncia por el Sacrificador, y el Postulante la repite, poniendo una señal dada por aquel, en el recipiente de alcohol, una pastilla de la composición a cada una de las pausas que están señaladas en seguida con una X.
 
 
Sacrificio. 
 
Hago los siguientes sacrificios. Sacrifico en este fuego sagrado mi amor a la holgazanería, mi amor propio y mi indiferencia hacia los intereses de los demás. Sacrifico el orgullo de mi propia opinión, de mi egoísmo, de mi resistencia a abandonar mis juicios después de haber oído la decisión de mis superiores legales. Sacrifico mi amor a las riquezas y al lucro cuando están en pugna con los intereses de la Orden, de la Humanidad y de la Caridad. Sacrifico mi vanidad, orgullo, celos, envidia y rencores personales en bien de la Orden y de mis Compañeros. Sacrifica mis deseos de recibir honores y distinciones, para así poder servir y obrar en beneficio de la Orden. Sacrifico todas mis pasiones y apetitos sensuales por ser estos indignos de todo buen Masón y de un Caballero Kadosch. Amén.

Al pronunciar la última palabra, el Orador hizo al alcohol una sustancia que producirá un humo espeso.

El Gran M \  de Cer \  toma la mano del Postulante y lo conduce rápidamente a la puerta del Tercer Departamento, en donde llama y avisa de la presencia de un Caballero de San Andrés de Escocia (o Caballero del Sol o Príncipe Rosa Cruz); lo deja en manos de uno de los Caballeros y regresa a su puesto en el Areópago.
 
 
Tercera Cámara
 

Los miembros del Areópago estarán preparados para recibir al Postulante. Cada uno llevará puesto un hábito largo, de color negro con capucha sobre la cabeza, y un velo del mismo color cubriendo el rostro completamente.
Todos llevan espadas y una vara blanca en la mano. Usarán collarines sencillos de color carmesí, con medallas de oro suspendidas de la parte delantera. Cada medalla llevará el número que corresponde a cada uno de los Jueces.
El número 1 corresponde al Supremo Juez, etc. El Preboste de Justicia llevara hábito negro (Dalmática), yelmo con la visera calada, una espada y un puñal. El cinturón será de color negro. Se encuentra de pie cerca de la puerta y en el interior. Al oír la alarma a la puerta,
el Primer Teniente pregunta:

Prim \  Gr \  Ten \ : ¿Quién llama? 

Preb \ : Un Caballero de San Andrés de Escocia (o un Caballero del Sol o un Príncipe Rosa Cruz) quien ha ofrecido incienso en el ara de la Sabiduría Infinita: ha hecho sacrificio en el Altar de la Masonería y del Consejo Kadosch, y ahora está dispuesto a sufrir las pruebas de los Jueces Francos, para ser admitido entre las milicias del Templo de Salomón. 

Prim \  Gr \  Ten \ : ¿Su nombre? 

Preb \ : X... X... 

Prim \  Gr \  Ten \ : ¿Ha prestado los Juramentos necesarios? 

Preb \ : Los ha prestado. 

Prim \  Gr \  Ten \ : Dadle entrada. 

El Preboste de Justicia abre la puerta; entra el Postulante, sobre quien se ha puesto un velo negro. El Preboste lo toma del brazo y dice:

Preb \ : No estoy en este lugar para impedirte que sigas tu destino, sino para advertirle que si el valor te falta una vez dado el Primer paso, estarás perdido. 

Lo conduce al centro del salón. El Prim \  Gr \  Diez \  dados:

Prim \  Gr \  Ten \ : Caballero de la Orden de San Andrés de Escocia, grande debe ser tu valor cuando quieres sujetarte a las pruebas de los Jueces Francos. 

Preb \ : Venerables y Augustos Jueces Francos, me permito pediros gracia para este Postulante. Ha sido debidamente recomendado para que lo recibamos como Caballero Kadosch, ha prestado sus juramentos después de haber conocido los deberes que entrañan, y estoy convencido de que merece lo que solicita. 

Prim \  Gr \  Ten \ : Caballero Preboste de Justicia. 

¿Es este el Caballero que se expone al severo juicio de este Tribunal, confiado en la pureza de sus intenciones, en su amor hacia sus Hermanos y en su odio a la injusticia ya la opresión? ¿Sabe que está en presencia de los sucesores de aquellos severos y cultos Jueces Francos que condenaron a los Reyes y desafiaron a los Obispos de Roma?
Debes saber que solo admitimos entre nosotros a aquellas personas cuya integridad, reputación sin mancha, honradez y honor los elevan sobre las masas de la Humanidad; cuyo valor, celo y fidelidad los ponen fuera de toda duda con respecto a sus intenciones, ya los que están preparados para cooperar en la gran obra que corresponde a los Caballeros Kadosch. Jamás admitimos a aquellos que no se han emancipado de los apetitos de los sentidos, y que no han logrado, guiados por la razón e inspirados por la fe, el descubrimiento de las verdades excelsas; ni han podido penetrar el espeso velo que oculta a la masa de los mortales los misterios de la naturaleza. Muchos, hermano mío, son los llamados; pero pocos son los escogidos. Muchos se desfallecen en el camino y otros se extravían y se pierden. ¿Conoces tan bien a este Aspirante que puedes responder de sus cualidades?
¡Hay de ti si mientes! Bien conoces el peligro a que te exponens en compañía del Candidato.

Cap